img-detalle img-detalle
Artículos
y ensayos

Un agave con mucha historia: el maguey mexicano

COMPARTIR

México es uno de los 17 países llamados “megadiversos” gracias a su extensa variedad de especies, ecosistemas, endemismos y variabilidad genética como resultado de una compleja historia evolutiva. Lo anterior, ha permitido al país poseer una de sus plantas más representativas: los agaves (también conocidos como magueyes). De hecho, México posee 210 especies de agaves, de las cuales, 176 son endémicas. Su origen, usos y representaciones son numerosas, y aquí te contaremos más sobre el maguey. 

Vean nomás toda esta belleza.

Origen del maguey 

Debido a las características geográficas de México, como la latitud, relieve, clima y suelo, nuestro país alberga la mayor cantidad de especies cactáceas del mundo.  Las cactáceas —familia a la que pertenecen las plantas del género agave se originaron hace más de 30 millones de años y sus linajes vivos pueden rastrearse hasta poco más de 25 millones de años.  

Existen estudios que demuestran la estrecha relación de su distribución con sus principales polinizadores, los murciélagos nectarívoros, lo que derivó en un incremento en su tasa de diversificación de 2.8 especies por millón de años. La historia de esta planta no es reciente, pues se remonta a la etapa final del periodo Plioceno —cuando el planeta tendía a la aridez a causa del enfriamiento atmosférico—, lo que dio lugar a la extensión de zonas desérticas con plantas resistentes a largos periodos de sequía. Una de estas especies son los agaves.  

Un murciélago nectarívoro. Imagen de NaturaLista México. 

¿Cuáles son las características del agave? 

Los agaves son plantas xerófitas con una gran variedad de adaptaciones a climas áridos y semiáridos; por ejemplo, en las puntas de sus hojas presentan una espina afilada que les da protección contra los depredadores, además, la forma en que se distribuyen sus hojas disminuye el área de transpiración en los lugares en donde tiene mayor exposición a la radiación solar y dirige el agua que precipita hacia el centro de la planta.  

Una de las características más llamativas de los magueyes es su flor, la cual llega a medir hasta 15 veces la altura de la planta, esta característica hace que los agaves llamen la atención de diversos polinizadores como los murciélagos, las abejas, los colibríes, entre otros.  

Flor de maguey.

La mayoría de estas plantas se reproducen sólo una vez y después mueren. Su ciclo de vida varía de los 5 años para especies menores hasta 70 años para aquellas especies de mayor tamaño.   

Distribución y uso   

En México es posible encontrar poblaciones naturales de agave en altitudes que van desde el nivel del mar hasta encima de los 3000 msnm (metros sobre el nivel del mar). La región de mayor diversidad está en el Valle de Tehuacán, Cuicatlán y en la Barranca de Metztitlán. Sin embargo, el agave prolifera en casi todo el país a excepción de Tabasco, esta planta se encuentra con facilidad en matorrales xerófilos de los altiplanos y en el bosque templado de montaña.   

Los agaves tiñen el paisaje desde el centro de México hacia el Norte, delimitado por las Sierra Madre Oriental y Occidental. Junto a la gran diversidad biológica de los agaves, han coexistido diferentes culturas que desde la época prehispánica aprovecharon las características de esta planta para satisfacer diversas necesidades.   

Los grupos humanos que crearon los principales centros agrícolas del continente americano domesticaron y diversificaron los magueyes, dándoles diversos usos, entre ellos, medicinales, domésticos, textiles, comestibles, etc. Por ejemplo, en Mesoamérica se usaba de manera integral la planta de maguey para preparar alimentos y bebidas de gran relevancia cultural y social, como el pulque.  

Hay que cuidar del maguey 

De acuerdo con lo ya expuesto, los magueyes mexicanos son un símbolo de identidad, e incluso han sido considerados como “el oro verde” o “el árbol de las maravillas” por todos los productos que brindan (incluso tiene una leyenda que puedes concocer aquí).   

En la actualidad, esta planta es utilizada principalmente en la industria de bebidas que se han popularizado a nivel mundial, provocando una exacerbada demanda del agave. Lo anterior, ha derivado en una transformación de los suelos en México como respuesta a la demanda internacional de bebidas derivadas del agave, como el tequila o el mezcal 

El problema que supone este extractivismo no es menor, puesto que ocasiona la erosión del suelo, la pérdida de biodiversidad, aunado a las técnicas de monocultivo que a diferencia de otras plantaciones no brinda frutos en temporada, sino que se requieren entre 7 y 10 años para obtener una producción de maguey maduro.   

Ante este panorama resulta necesario reconsiderar el aprovechamiento de los magueyes mexicanos de modo que logremos conservarlos sin que esto ocasione un impacto negativo en el medioambiente 

 

Por: Gabriela Sánchez Figueroa 

Dejar un comentario

PDFs
GRATIS

img-atencion

De la A a la Jota

img-atencion

Glosaria Feminista