img-detalle img-detalle
Artículos
y ensayos

“Esto lo hago pa’ divertirme”: recuento de las “tiraderas” 

COMPARTIR

Todo mundo conocemos las tiraderas o hemos escuchado de ellas al menos. Tiraderas, tiraera o diss (en inglés) es una forma de combatir a un contrincante. Ya lo vimos con el fenómeno entre Residente (René Pérez Joglar) y J Balvin (alias de José Álvaro Osorio). Pero las tiraderas no es algo reciente, sino que tiene una larga historia y no es privativo de dos personalidades del medio musical. Checa estos casos famosos.  

Quevedo y Góngora o la tiradera literaria 

En las primeras décadas de 1600, dos grandes personajes de la literatura del Siglo de Oro español, Francisco de Quevedo y Luis de Góngora, protagonizaron una de las tiraderas más fuertes de los que se tenga noticia en el ámbito literario. 

Tanto Quevedo como Góngora crearon movimientos literarios —el conceptismo y el culteranismo, respectivamente— que eran opuestos. Buscando destacar en la corte española y enfrentados ya por la popularidad, se “tiraron” sonetos acusándose de plagiarios de ideas, poniéndose apodos y señalando sus defectos físicos. 

Góngora le puso el mote de “Francisco de Quebebo”, pues se decía que éste era visitante frecuente de tabernas. Quevedo, por su parte, escribió uno de sus poemas satíricos más famosos, titulado “A un hombre de gran nariz” y dedicado obviamente a su acérrimo rival. El pleito escaló a tal grado que Quevedo se dio el lujo de comprar la casa donde Góngora rentaba una habitación y lo echó de ella. De esta “tiradera” literaria, nos quedan los sonetos de ambos escritores, sin menospreciar a ninguno por su originalidad. 

La tiradera entre Jorge Bueno y Pedro Malo 

En 1952, se estrenó en México “Dos tipos de cuidado”, cinta protagonizada por Jorge Negrete y Pedro Infante (que encarnaban la imagen prototípica del charro, cuya historia puedes conocer aquí). La película cuenta la historia de dos amigos, Pedro Malo y Jorge Bueno, que ven truncada su amistad por azares del destino, el cual los reúne de nueva cuenta tras ser revelado un secreto que tiene que ver con las mujeres a los que están ligados. 

Más allá de la historia, el revuelo en torno al filme se debió a que los grandes artistas del momento compartirían pantalla por primera (y única) vez. Pero, además, porque se había gestado una supuesta rivalidad entre ellos y la escena donde ambos se ensartan en una tiradera de coplas parecía confirmarlo: 

Y así por el estilo. Lo cierto es que entre Infante y Negrete no existió ninguna rivalidad y, por el contrario, ambos se admiraban y respetaban, pero el hecho de verlos entrar en disputa dio tal popularidad a la cinta que ésta se mantuvo casi un año en cartelera. 

¿Y qué hay con las tiraderas en el hip hop y el rap? 

En sus inicios, el hip hop y el rap sirvieron para canalizar las inconformidades de los jóvenes en los barrios marginales de Estados Unidos, particularmente en Nueva York. Pero pronto también se convirtió en una forma de expresión y competencia entre miembros de pandillas y bandas entre diferentes zonas. 

Dos de los más grandes exponentes de esta rivalidad fueron Notorius B.I.G. y Tupac Shakur, quienes no solamente emitieron canciones para atacarse el uno al otro, sino álbumes completos. Por desgracia, la rivalidad terminó con la vida de ambos cantautores, pues fueron asesinados a manos de personas que se aprovecharon de estas disputas para alentar acciones violentas sobre ellos. 

 

Las tiraderas en los últimos años 

Pronto las tiraderas anglosajonas expandieron sus fronteras hacia América Latina, Europa y el mundo. Por ejemplo, en Colombia, es conocida la rivalidad entre dos de los grandes representantes del vallenato: Lorenzo Morales y Emilio Zuleta. Esta rivalidad derivó en una de las canciones más populares de este género: “La gota fría”. 

Pero sería en Puerto Rico donde el hip hop rápidamente se adaptó al español y con ello las “tiraeras”. Tempo, Cosculluela, Kendo Kaponi, Tego Calderón, Lito y Polanco, Julio Voltio, Daddy Yankee, Héctor el Father y Don Omar han lanzado tiraderas entre ellos, las cuales incluyen eventos pasados y transgresiones en sus canciones de confrontación musical.  

Y, bueno, la última confrontación musical de la que tenemos noticia es la de Residente contra J Balvin, que inició cuando el primero publicó un video en el que criticaba a Balvin por cambiar su postura respecto a los premios Grammy: primero los criticó por no dar la suficiente representación al género urbano y luego aceptó los galardones tras ser nominado. 

Residente, por otra parte, ha acusado abiertamente al colombiano de mediocre, racista y superficial; éste, en cambio, ha tomado las notas del puertorriqueño para remarcar que no le importa lo que se diga de él y, más bien, las ha usado para mercantilizar sus composiciones. 

Ya sea que se trate de disputas de antaño o actuales, las tiraderas siempre representarán una oportunidad para que los involucrados demuestren su ingenio y los escuchas podamos deleitarnos con el talento de los artistas, así como sus respuestas ante el embate del otro.  

 

Por Gabriela Sánchez Ibarra. 

Dejar un comentario