img-detalle img-detalle
Artículos
y ensayos

¿Es posible aprender a interpretar sueños?

COMPARTIR

Cuántas veces no has visto diccionarios de sueños que dicen que si sueñas bodas alguien morirá; que si sueñas que se te caen los dientes vas a perder dinero, y tal o cual interpretación que pretenden generalizar y dar un mismo significado a los sueños de todas las personas. Si te somos honestos, eso es imposible desde la psicología (aunque los hay más viejos, como en el caso del libro de Artemidoro, que puedes encontrar aquí).  

Freud y el nacimiento de la interpretación de los sueños 

Sigmund Freud fue un médico neurólogo vienés que trabajaba con mujeres a las cuales se les había diagnosticado histeria (hysteron= útero), una enfermedad que atacaba sólo a mujeres y que se caracterizaba por presentar síntomas somáticos sin conjugar un cuadro clínico. O más sencillamente dicho, estaban ciegas pero su retina y sistema neuro-ocular estaban intactos. Así surgió la pregunta: ¿Por qué estaban enfermas si no había razones médicas para estarlo? 

Freud trabajaba con el Dr. Breuer, quien hipnotizaba a estas mujeres para que mejoraran sus síntomas histéricos. Sin embargo, ¡Freud era pésimo hipnotizando! Así que las puso en un diván semiacostadas, mientras él se colocaba a un costado para no ser visto (ya que nadie se queda medio dormido mientras lo miran y la hipnosis requiere ese estado de relajación) y les pedía que hablaran de lo que quisieran (técnica denominada asociación libre).  

Freud no intentó hipnotizar gatos, pero sí era muy malo haciéndolo.

Freud descubrió que de lo que más hablaban era de sus sueños, que casi siempre tenían contenidos psico-sexuales. Freud concluyó que Los sueños son deseos inconscientes reprimidos”, ya que las mujeres dejaban ver en sus sueños lo que no se atrevían a hablar estando conscientes. Él mismo en su libro La interpretación de los sueños, afirmó que “cada sueño se revela como una formación psíquica plena de sentido a la que cabe asignar un lugar preciso de la actividad anímica en estado de vigilia”. 

¿Has escuchado que alguien dice que te “proyectas” en tus sueños? Pues es cierto, lo que menciona Freud sobre la interpretación de los sueños se conoce como “rasgo proyectivo”. Entonces imagina que lo que sueñas habla de tus propios deseos reprimidos y mandados al inconsciente que sólo se deja ver por las noches. Por ejemplo, soñar que tu ex se va con alguien nuevo y ambos mueren en su boda. ¡Vaya deseo reprimido! 

Sigmund Freud versus Fritz Perls sobre la interpretación de los sueños 

Pero la cosa no queda ahí. Fritz Perls creador de la terapia Gestalt y quien a su vez fue discípulo y después disidente de Freud— tomó la idea de que proyectabas la parte oscura de tu inconsciente, pero desarrolló una técnica que podía resolver cualquier sueño mirando la proyección y aprovechando esa idea de la simbología diciendo que: Todos los elementos del sueño son una proyección de la persona que los sueña” (puedes conocer más de Perls y Freud en este libro) 

Popularmente conocemos la implicación que los sueños tienen en la realidad gracias a El origen (2012).

 

De tal forma, todo lo que hay en el sueño te representa a ti. Y, por ejemplo, si sueñas con un auto deportivo rojo muy potente quizá tu autoestima está bastante alta. Pero —si en lugar de eso sueñas un auto viejo y abandonado— quizás temes ser abandonado cuando seas mayor.  

Vaya que todo lo que hay en tu sueño eres tú, y generalmente dejas la peor parte a otros que son personajes que, si no lo sabías, ¡también te representan! Como aquel golpeador que atacó a tu expareja en la pesadilla aquella ¿lo recuerdas? ¡Eras tú! Y seguro despertaste con miedo de que le pasara algo, pero en realidad inconscientemente quizás no estabas deseándole lo mejor. Recuerda que a veces nos cuesta reconocer lo que inconscientemente sentimos.  

La técnica para descubrir qué hay detrás de tus sueños 

De acuerdo con el psicólogo Francisco Peñarrubia en su libro Terapia Gestalt. La vía del vacío fértil, hay una forma para interpretar tus sueños usada por Perls. 

Escribe tu sueño en presente.  

Por ejemplo: Estoy en un árbol con mi mamá y me subo en un auto deportivo rojo y llego a casa de mi tío, pero tiene la cara de mi ex; sin embargo, sé que es mi papá y él me dice que se va para siempre.  

  1. Elige uno de los elementos de tu sueño que no seas tú. Por ejemplo: Tu mamá, el árbol, el auto último modelo, el tío que tiene cara de tu novio pero que es tu papá. 
  2. Escribe tu experiencia en el sueño como si fueras ese elemento. Por ejemplo: Soy el tío Pepe (el que toda la familia sabe que tiene depresión), y también soy el novio/a que lo(a) deja, pero tengo cara de mi papá (todos saben que el papá abandonó a su mamá).  
  3. Reconoce que todo en tu sueño eres tú: Entonces, descubres que tú te sientes con depresión y que acabas de dejar a tu novio (a) porque en realidad cumples el Edipo, ya que representas a su padre/madre abandonador/abandonada.  

No queremos decir que esto sea 100% confiable, pero te da una orientación de lo que está pasando dentro de ti, en tu inconsciente. Tan sólo bastaba reconocer que tú escribes el guion de tus sueños y que, además, los representas junto con otros personajes. Recuerda que nadie sueña igual que tú, es decir, que tus sueños son tu responsabilidad y que por ello su significación es muy diferente para cada persona.  

 

Por: Charo Otero 

Dejar un comentario